Novedades

CCARI

Hacia un nuevo espacio alternativo

26/07/2013

Los partidos políticos de la Ciudad de Buenos Aires PROYECTO SUR, COALICION CIVICA-ARI, SOCIALISTA, SOCIALISTA AUTENTICO y GEN, con la adhesión de la Agrupación “El Acento”.

Los partidos políticos de la Ciudad de Buenos Aires PROYECTO SUR, COALICION CIVICA-ARI, SOCIALISTA, SOCIALISTA AUTENTICO y GEN, con la adhesión de la Agrupación “El Acento”, asumimos públicamente la decisión de iniciar un proceso de intercambio, búsqueda de consensos e implementación de los acuerdos necesarios para la conformación de un espacio alternativo, de confluencia plural y respetuoso de sus identidades integrantes, a fin de canalizar electoralmente las expectativas de cambio de gran parte de la ciudadanía porteña.

La que visiblemente cansada del maltrato a la que la someten cotidianamente tanto el gobierno nacional como el de la ciudad, como de la falta de soluciones concretas a los innumerables problemas que se multiplican frente a la desidia y la ineficiencia de ambas gestiones, viene expresándose activamente por la necesidad de que fuerzas políticas afines, como son las nuestras, prioricen la unidad en torno a aquellas coincidencias sustanciales que respondan positivamente a los reclamos populares más perentorios.

En atención a las masivas movilizaciones del 13S, 8N y 18A, como de otras tantas manifestaciones  impulsadas por diferentes sectores y grupos sociales, nos hacemos cargo en la Ciudad de Buenos Aires del contundente mensaje de la ciudadanía en sus más diversas expresiones. Es hora de que desde el propio ámbito de la política, en fluida conexión e interlocución con la Sociedad Civil, pongamos todo el esfuerzo en terminar con los vicios de la política y posibilitemos que la misma se ponga de una vez por todas al servicio de la gente.

Mucho más en el año que corre, bicentenario de la Asamblea del Año XIII y trigésimo aniversario de la recuperación de la Democracia, para que el espíritu de ambas gestas no siga siendo recurrentemente defraudado por  funcionarios que viven aprovechándose de las posiciones institucionales que ocupan y son arteramente cómplices de sistemáticos negociados en contra de los intereses de la Nación, los ideales emancipatorios de su organización democrática y republicana, y las condiciones de vida digna del conjunto del Pueblo.

LA CORRUPCION MATA
Los argentinos seguimos siendo víctimas de la mafiosidad que atraviesa los poderes públicos y de la ausencia del Estado para garantizar la seguridad y protección de la población. Sostenemos que la corrupción mata, como lo demostró la tragedia de Once y la inundación en La Plata y CABA; la ineptitud de los gobernantes también.

¿Quienes les restituirán la vida a los más de cien muertos y cientos de heridos que suman estas catástrofes que pudieron evitarse? ¿Quién responderá por las decenas de víctimas cotidianas de la indigencia, el abandono y la violencia, dispersas por todo el país? ¿Quiénes son los responsables? ¿Cuáles son las  causas de estas tragedias evitables?

LA RESPONSABILIDAD DE QUIENES NOS GOBIERNA
En estos 30 años de democracia quienes gobernaron la Argentina son los responsables de la decadencia, la corrupción, la desigualdad, y los partidos políticos implicados deben hacerse cargo de su complicidad con la postración y el saqueo del país. A lo que habría que sumarle, en el plano de la Ciudad de Buenos Aires, la desentendida e ineficiente gestión del PRO que ya lleva casi seis años de una más que lamentable administración. Tiempos suficientes para haber realizado las obras urgentes y los controles imprescindibles para evitar las tragedias que no deberían sorprendernos: las inundaciones en la CABA y en La Plata. Ellas revelan las mismas causas de la tragedia de la Estación Once y pocos años antes, la de Cromañón. Negocios privados con fondos públicos, fondos que deberían haberse utilizado para mejorar la calidad del servicio y realizar las obras para prevenir las catástrofes ambientales y los accidentes. Todas revelan entramados de corruptelas de funcionarios e incumplimientos de sus obligaciones. Pactos mafiosos o semimafiosos, asociaciones ilícitas para delinquir o sacar más renta.

DESENMASCARAR LAS MAFIAS Y SU CONNIVENCIA CON  LOS QUE GOBIERNAN
Argentina está atravesada transversalmente por todo tipo de mafias que actúan, salvo honrosas excepciones, con la complicidad de autoridades municipales, provinciales y/o nacionales. Mafias que van desde la pequeña corruptela, pasando por la trata de personas, el trabajo esclavo, el narcotráfico, el reparto de licitaciones y obras públicas, hasta las mafias de guante blanco de lavado y fuga de dinero y las mafias que desde las últimas décadas mediante explotaciones contaminantes vienen apoderándose de los bienes y recursos naturales de los argentinos. O sea, desde pequeñas mafias que controlan pequeños negocios a mafias transnacionales que controlan altísimas rentas nacionales, constituyendo un verdadero saqueo neocolonial del que debemos emanciparnos. Este entramado de asociación ilícita para apoderarse de recursos públicos cuenta, además de la complicidad de los funcionarios, con un pacto de impunidad de la Justicia Federal Penal. Pero la ciudadanía no se engaña y sabe que los proyectos del oficialismo de “democratización” de la justicia solo están destinados a perpetuar este pacto de impunidad. De ahí es que los partidos de la CABA que estamos creando este espacio político alternativo, un tercer espacio tan distante del FPV como del PRO, los hemos rechazado rotundamente a través del documento “No hay Democracia sin Justicia Independiente”, que se diera a conocer públicamente el pasado lunes 15 de abril, y la firme oposición de nuestros diputados nacionales.

LA INSEGURIDAD ES HIJA DE LA CORRUPCION Y LA DESIGUALDAD
La sociedad está asqueada, entre la resignación y la indignación ante tanto desamparo, soledad e injusticia. Los servicios esenciales no se realizan, barrios enteros que pasan semanas reclamando que vuelva la luz o el agua ante la sordera de las empresas, o la excusa de los gobiernos que se tiran de un lado a otro su responsabilidad de dar seguridad y protección a los ciudadanos. Ante el desamparo, los vecinos, trabajadores y ciudadanos de toda condición social ganaron la calle masivamente el 13S, 8N y 18A, y en infinidad de protestas sectoriales. Los indignados de hoy, como su histórico antecedente del 19 y 20 de diciembre del 2001, reclaman soluciones, reclaman que se acabe con la inseguridad, la corrupción, la mentira y el maltrato; pero también reclaman a las fuerzas políticas de oposición, frente a esta situación, que asuman la responsabilidad que les cabe. Nosotros nos hacemos cargo y sostenemos que hay que erradicar de raíz el problema. Donde hay inseguridad hay delito y donde hay repetición de delitos hay siempre corrupción, que es la madre del problema, y persistencia de un modelo caracterizado por la desigualdad social.

FIN DE UN CICLO Y UNA NUEVA ERA MUNDIAL
La República Argentina está frente al fin de un ciclo político y el mundo atraviesa el tránsito de una época a otra. La crisis del capitalismo financiero global aún no ha terminado y vamos hacia la multipolaridad y las integraciones continentales. En el plano cultural y simbólico también experimentamos cambios mundiales de gran trascendencia y, en tal sentido, planteamos la necesidad de promover un cambio de fondo en la política de nuestro país y promover una respuesta acorde con los nuevos tiempos. Por el contrario, en estos años, las políticas gubernamentales y las crisis han acentuado la desunión del pueblo argentino. Todas las fuerzas políticas están recorridas por la derrota cultural, la resignación, el no se puede, el posibilismo o el oportunismo. Es necesario saltar por encima de nuestros pequeños círculos para dar una respuesta axial a las grandes mayorías, al tiempo que es necesario relanzar nuevas y más generosas políticas que unan a los argentinos: los que están solos y esperan, y aún guardan un poco de esperanza.

RECUPERACIÓN DE LOS VALORES Y PRINCIPIOS: LA ÉTICA PÚBLICA
Sin renunciar a nuestras identidades político-culturales, como ciudadanos, proponemos enfrentar a la transversal de la mafiosidad, con un movimiento unido en los valores y principios de la ética pública, que supere las divisiones partidistas y las posiciones sectarias. Es la hora de unir a las mujeres y hombres honestos de toda condición social o política. Los valores éticos son permanentes y se sitúan por encima de los códigos partidarios. Hace falta una transversalidad de la ética pública fundada en los valores y principios de los que nuestros padres fundadores -San Martin, Moreno, Castelli, Belgrano- fueron ejemplares, como los anónimos héroes de hoy que con su renovada solidaridad nos siguen demostrando que no todo está perdido.

HACIA UN NUEVO ESPACIO POLITICO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES
El fin de ciclo de quienes nos gobiernan y de las alternancias del mismo modelo neoconservador y neocolonial que domina la Argentina desde hace décadas tiene una oportunidad inmejorable en la Ciudad de Buenos Aires y ofrece, como nunca, las condiciones para que surja una alternativa superadora a las diversas formas del sistema político tradicional. Paradojalmente, el espectro del progresismo y de los sectores nacionales, democráticos y populares, nos muestra que estamos desunidos y que continua imperando el sectarismo, la mezquindad y un electoralismo exacerbado. En esta hora desolada del pueblo argentino, invitamos a gestos de grandeza y tolerancia, al respeto de nuestras identidades y dirigentes y a unirnos para construir este nuevo espacio en la Ciudad: un tercer espacio, tan distante del FPV como del PRO. Un espacio alternativo, lo más abarcativo que podamos, no sólo integrado por estas fuerzas políticas; sino también por aquellas otras, conjuntamente a organizaciones y movimientos sociales, que se sientan genuinamente comprendidos en esta convocatoria. La que se extenderá a debatir públicamente sus propuestas programáticas a través de foros temáticos desde el mes de mayo, que permitan el abordaje exhaustivo de las siguientes problemáticas: 1) inseguridad, mafiosidad y corrupción; 2) trenes y reconstrucción del transporte e industrias públicas; 3) protección del ambiente y los bienes comunes; 4) inflación, trabajo y salarios dignos; 5) región metropolitana; 6) indigencia, desnutrición, jubilados, salud, educación, vivienda; 7) reforma tributaria progresiva, coparticipación federal, investigación de la deuda externa, nueva ley financiera- bancaria.

COMPROMISO
Nada es más fácil que mantener el statu quo. Nada más difícil que enfrentar el desafío de la construcción sin la certeza del resultado. Pero el tiempo histórico no es para los timoratos o los sectarios. Será de aquellos que asuman el riesgo, poniendo la inteligencia, el corazón y el cuerpo en función de esta causa. No intentarlo es permitir que las viejas estructuras se rearmen con pequeños retoques gatopardistas. Nosotros, en cambio, pensamos que hay que abrazar esta posibilidad con total decisión, confiando que la grandeza de espíritu superará a la mezquindad y que, con inteligencia, voluntad y servicio, podremos responder satisfactoriamente a la esperanza de cambio que todavía anida en el seno del Pueblo Argentino.-

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 22 de abril de 2013

Facundo CajénHacia un nuevo espacio alternativo